21. SURA DE LOS PROFETAS

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1)
Está cerca para los hombres el momento de rendir cuentas y sin embargo ellos, descuidados, se desentienden.

(2)
No les llega ningún recuerdo nuevo de su Señor que no escuchen mientras juegan,

(3)
con el corazón distraído. Y se dicen en secreto los injustos: ¿Quién es éste sino un ser humano como vosotros? ¿Recurriréis a la magia cuando podéis ver?

(4)
Di: Mi Señor sabe lo que se dice en los cielos y en la tierra y Él es Quien oye y Quien sabe.

(5)
No obstante dicen: Son delirios confusos, lo ha inventado, es un poeta. Que venga con una señal como las que se les mandaban a las comunidades primeras.

(6)
Antes de ellos ninguna de las ciudades que destruimos creyó.
¿Van a creer ellos?

(7)
Antes de ti no hemos enviado sino hombres que recibieron Nuestra inspiración, preguntad a la gente del Recuerdo si vosotros no sabéis.

(8)
No les dimos cuerpos que no necesitaran alimento ni eran inmortales.

(9)
Luego fuimos veraces en lo que habíamos prometido y los salvamos a ellos y a cuantos quisimos, destruyendo a los transgresores.

(10)
Y es cierto que hemos hecho que descendiera a vosotros un Libro en el que está vuestro recuerdo. ¿No vais a razonar?

(11)
¿Cuántas ciudades que eran injustas arrasamos, dando origen después a otra gente?

(12)
Cuando sintieron Nuestra furia, huyeron precipitadamente de ellos.

(13)
No huyáis, volved a la vida placentera que llevabais y a vuestras moradas, tal vez se os pidan explicaciones.

(14)
Dijeron. ¡Ay de nosotros! Verdaderamente hemos sido injustos.

(15)
Y ésta fue su continua llamada hasta que los dejamos extintos, como mies segada.

(16)
No hemos creado el cielo, la tierra y lo que entre ambos hay como un juego.

(17)
Si quisiéramos tomar alguna distracción, de hacerlo, lo haríamos de junto a Nos.

(18)
Sin embargo arrojamos la verdad contra la falsedad para que la derrote y entonces se desvanezca. Tendréis la perdición por lo que decíais.

(19)
De Él son quienes hay en los cielos y en la tierra; y quienes están a Su lado no dejan, por soberbia, de adorarle; ni se cansan.

(20)
Glorifican día y noche sin decaer.

(21)
¿Acaso los dioses de la tierra que han adoptado son capaces de devolver la vida?

(22)
Si hubiera en ambos* otros dioses que Allah, se corromperían.
¡Gloria a Allah, el Señor del Trono, por encima de lo que Le atribuyen!
*[En el cielo y en la tierra.]

(23)
A Él no se le pedirán explicaciones de lo que hace, pero ellos sí serán preguntados.

(24)
¿Es que han tomado algún dios fuera de Él? Di: Traed la prueba.
Este es el recuerdo de los que están conmigo y el recuerdo de los de antes. Sin embargo la mayoría de ellos no conoce la verdad y están descuidados.

(25)
Antes de ti no enviamos ningún mensajero al que no le fuera inspirado: No hay dios excepto Yo. ¡Adoradme!

(26)
Han dicho: El Misericordioso ha tomado un hijo.
¡Sea glorificado! Por el contrario son siervos distinguidos.

(27)
No se Le adelantan en la palabra y actúan siguiendo lo que les manda.

(28)
Sabe lo que tienen delante y lo que tienen detrás.
Sólo quien es aceptado puede interceder por ellos. Y están temerosos por miedo de Él.

(29)
Y quien de ellos diga: Yo soy un dios aparte de Él... A ése le pagaremos con Yahannam. Así es como pagamos a los injustos.

(30)
¿Es que no ven los que se niegan a creer que los cielos y la tierra estaban juntos y los separamos? ¿Y que hemos hecho a partir del agua toda cosa viviente? ¿No van a creer?

(31)
Y hemos puesto en la tierra cordilleras para que no se moviera con ellos encima. Y desfiladeros como caminos para que pudieran guiarse.

(32)
E hicimos del cielo un techo protegido. Sin embargo ellos se apartan de Sus signos.

(33)
Él es Quien creó la noche y el día, el sol y la luna. Cada uno navega en una órbita.

(34)
A ningún hombre anterior a ti le hemos dado la inmortalidad. Si tu has de morir, ¿Por qué iban a ser ellos inmortales?

(35)
Toda alma ha de probar la muerte. Os pondremos a prueba con lo bueno y con lo malo y a Nosotros volveréis.

 

(36)
Y cuando los que se niegan a creer te ven, no hacen sino tomarte a burla: ¿Es éste el que se acuerda de nuestros dioses? Mientras ellos reniegan del recuerdo del Misericordioso.

(37)
El hombre ha sido creado de precipitación. Os haré ver Mis signos, no Me urjáis.

(38)
Y dicen: ¿Cuándo tendrá lugar esta promesa si sois veraces?

(39)
Si supieran los que se niegan a creer que llegará un momento en el que no podrán apartar de sus rostros y espaldas el Fuego ni serán socorridos.

(40)
Y que por el contrario les llegará de repente, dejándolos desconcertados sin que puedan impedirlo ni se les dé ningún plazo de espera.

(41)
Ciertamente se burlaron de los mensajeros anteriores a ti, sin embargo aquello mismo de lo que se burlaban atrapó a los que lo hacían.

(42)
Di: ¿Quién os guardará de noche y de día del Misericordioso? ¿Y aún se apartan del recuerdo de su Señor?

(43)
¿Acaso tienen dioses que les puedan defender, fuera de Nosotros? Ni siquiera pueden ayudarse a sí mismos y menos aún librarse de Nosotros.

(44)
No obstante a éstos les hemos dado cosas de las que disfrutar, así como a sus padres, y han tenido una larga vida.
¿Es que no ven que vamos a la tierra reduciéndola por sus extremos?* ¿Son ellos los vencedores?
*[Ver nota de la aleya 42 de la sura 13, el Trueno.]

 

(45)
Di: No hago sino advertiros tal y como se me ha inspirado pero los sordos no oyen la llamada cuando se les advierte.

(46)
Bastaría con un soplo del castigo de tu Señor para que dijeran: ¡Ay de nosotros, realmente hemos sido injustos!

(47)
Y pondremos las balanzas justas para el Día del Levantamiento y nadie sufrirá injusticia en nada.
Y aunque sea del peso de un grano de mostaza, lo tendremos en cuenta; Nosotros bastamos para contar.

(48)
Y es verdad que ya les dimos a Musa y a Harún la Distinción y una iluminación y un recuerdo para los que tuvieran temor (de Allah).

(49)
Esos que temen a su Señor sin haberle visto y están temerosos de la Hora.

(50)
Esto es un Recuerdo Bendito que hemos hecho descender. ¿Lo negaréis?

(51)
Es verdad que anteriormente le dimos a Ibrahim la dirección correcta para él; y tuvimos conocimiento suyo

(52)
cuando le dijo a su padre y a su gente: ¿Qué son estas estatuas a las que dedicáis vuestra adoración?

(53)
Dijeron: Encontramos a nuestros padres adorándolas.

(54)
Dijo: Realmente vosotros y vuestros padres estáis en un evidente extravío.

(55)
Dijeron: ¿Nos traes la verdad o eres de los que juegan?

(56)
Dijo: Muy al contrario. Vuestro Señor es el Señor de los cielos y de la tierra, Quien los creó.
Y yo soy uno de los que dan testimonio de ello.

(57)
Y por Allah que he de tramar algo contra vuestros ídolos una vez que hayáis dado la espalda.

 

(58)
Entonces los hizo pedazos con la excepción de uno grande que tenían, para que así pudieran volver su atención hacia él.

(59)
Dijeron: ¿Quién ha hecho esto con nuestros dioses? Ciertamente es un injusto.

(60)
Dijeron: Hemos oído a un joven referirse a ellos, le llaman Ibrahim.

(61)
Dijeron: Traedlo a la vista de todos, quizás pueda atestiguar.

(62)
Dijeron: ¿Eres tú el que has hecho esto con nuestros dioses, Ibrahim?

(63)
Dijo: No; ha sido éste, el mayor de ellos. Preguntadle, si es que puede hablar.

(64)
Volvieron sobre sí mismos y se dijeron entre sí: En verdad sois injustos.

(65)
Luego, recayendo en su estado anterior, dijeron: ¡Sabes perfectamente que éstos no hablan!

(66)
Dijo: ¿Es que adoráis fuera de Allah lo que ni os beneficia ni os perjudica en nada?

(67)
¡Lejos de mí vosotros y lo que adoráis fuera de Allah! ¿Es que no podéis razonar?

(68)
Dijeron: Quemadlo y ayudad así a vuestros dioses, si sois capaces de actuar.

(69)
Dijimos: Fuego, sé frío e inofensivo para Ibrahim.

(70)
Pretendieron con ello hacer una trampa, pero ellos fueron los que más perdieron.

(71)
Y a él y a Lut los pusimos a salvo en la tierra que habíamos hecho bendita para todos los mundos.

(72)
Y le concedimos a Ishaq, y como obsequio a Yaqub; y a ambos los hicimos de los justos.

 

(73)
Y los hicimos dirigentes que guiaban siguiendo Nuestra orden.
Les inspiramos que hicieran buenas acciones, que establecieran la Oración y entregaran el zakat. Y fueron fieles a Nuestra adoración

(74)
Y a Lut le dimos juicio y conocimiento; y lo salvamos de la ciudad que cometía las obscenidades.
Realmente era gente de mal que se había salido de la obediencia.

(75)
Y le hicimos entrar en Nuestra misericordia; es cierto que era de los justos.

(76)
Y cuando anteriormente Nuh suplicó y le respondimos salvándolo a él y a su gente de la gran calamidad.

(77)
Y lo protegimos de la gente que negaba la verdad de Nuestros signos, eran realmente gente de mal e hicimos que todos se ahogaran.

(78)
Y Daud y Sulayman cuando juzgaron en relación al sembrado en el que una noche había entrado a pacer el ganado de alguien y fuimos testigos de su juicio.

(79)
Pero le dimos comprensión de ello a Sulayman*. Y a ambos les dimos juicio y conocimiento. Y subordinamos las montañas a Daud para que le acompañaran en sus cantos de glorificación, así como las aves. Y lo hicimos.
*[Dos hombres acudieron a Daud con un litigio, el ganado de uno de ellos había entrado de noche en el sembrado del otro y lo había destrozado. Daud sentenció que el dueño del sembrado se quedara con el ganado del otro. Pero Sulayman, al enterarse, le sugirió a su padre que el dueño del ganado se ocupara de cuidar la tierra hasta devolverla a su estado inicial y mientras tanto se quedara con el ganado del otro beneficiándose de su leche y lana como compensación por su pérdida, lo cual fue aceptado por Daud que modificó su juicio. Sulayman tenía once años.]

(80)
Y le enseñamos a hacer cotas de malla para vuestro beneficio, para que así pudierais protegeros de vuestra agresividad. ¿Estaréis agradecidos?

(81)
Y a Sulayman (le subordinamos) el viento tempestuoso que corría obedeciendo su mandato hasta la tierra que habíamos bendecido. Fuimos Conocedores de cada cosa.

 

(82)
Y había demonios que buceaban para él* realizando aparte de eso otros trabajos. Eramos sus Guardianes.
*[Buscando perlas y gemas.]

(83)
Y Ayyub cuando imploró a su Señor: El mal me ha tocado pero Tú eres el más Misericordioso de los misericordiosos.

(84)
Y le respondimos apartando de él el mal que tenía. Y le devolvimos a su familia dándole además otro tanto, como misericordia de Nuestra parte y recuerdo para los adoradores.

(85)
E Ismail, Idris y Dhul-Kifl*, todos de la gente de constancia.
*[Se dice que es Ilyas y se dice que Zakariyya. Y se dice que fue un profeta enviado a un solo hombre e incluso que no era un profeta sino un hombre justo. Dhul-Kifl significa: el dotado de suerte procedente de Allah.]

(86)
Los pusimos bajo Nuestra misericordia, es cierto que eran de los justos.

(87)
Y Dhun-Nun* cuando se marchó enfadado sin pensar que lo íbamos a poner en aprietos. Así clamó en las tinieblas*: No hay dios sino Tú, Gloria a Ti. Verdaderamente he sido de los injustos.*
*[Yunus.]
*[La noche, el fondo del mar, el vientre de la ballena].
*[Yunus había sido enviado a la ciudad de Nínive y sus habitantes lo habían negado. Entonces él los amenazó con el castigo y los dejó. Cuando tuvieron certeza de ello, se marcharon todos al desierto con familias y bienes y allí suplicaron a Allah que les levantara el castigo. Yunus mientras tanto había embarcado en el mar y el barco zozobró; sus ocupantes decidieron entonces que uno de ellos debía ser arrojado al mar para poder salvarse. Al echar a suertes le tocó a Yunus por tres veces consecutivas y así fue arrojado al mar donde se lo tragó la ballena.]

(88)
Y le respondimos y lo libramos de la angustia. Así es como salvamos a los creyentes.

(89)
Y Zakariyya cuando llamó a su Señor: ¡Señor mío! No me dejes
solo. Y tú eres el mejor de los herederos.

(90)
Y le respondimos y le concedimos a Yahya restableciendo para él a su esposa. Todos ellos se apresuraban a las buenas acciones, Nos pedían con anhelo y temor y eran humildes ante Nos.

 

(91)
Y aquella que conservó su virginidad*, insuflamos en ella parte de Nuestro espíritu e hicimos de ella y de su hijo un signo para todos los mundos.
*[Maryam.]

(92)
Verdaderamente la nación que formáis es una y Yo soy vuestro Señor, adoradme pues.

(93)
Pero escindieron entre ellos lo que tenían, todos han de volver a Nosotros.

(94)
Quien practique las acciones de bien y sea creyente... No habrá ingratitud para su esfuerzo y es verdad que se lo escribiremos.

(95)
Es inexorable para una ciudad que hemos destruído, ya no volverán.

(96)
Hasta que no se les abra* a Yayuy y Mayuy y aparezcan precipitándose desde cada lugar elevado.
*[Es decir, la barrera que los retiene.]

(97)
La promesa de la verdad se acerca, y cuando llegue, las miradas de los que se negaron a creer se quedarán fijas: ¡Ay de nosotros, estábamos desentendidos de esto y fuimos injustos!

(98)
Ciertamente que vosotros y lo que adorabais fuera de Allah seréis combustible de Yahannam donde entraréis.

(99)
Si éstos hubieran sido dioses no habríais entrado en él. Allí serán todos inmortales.

(100)
En él se lamentarán suspirando y no podrán oír.

(101)
Aquellos para los que hayamos decretado de antemano "lo más hermoso", estarán alejados de él.

 

(102)
No oirán su crepitar y serán inmortales en lo que sus almas deseen.

(103)
El Gran Espanto no les afligirá y los ángeles saldrán a su encuentro: Este es el día que se os había prometido.

(104)
El día en que enrollemos el cielo como un manuscrito.
Igual que comenzamos por vez primera la creación, la repetiremos; es una promesa a la que Nos comprometemos. Es cierto que hacemos las cosas.

(105)
Ya habíamos escrito en los Salmos después del Recuerdo* que Mis siervos justos heredarían la tierra.
*[Alusión a la Torá o a la Tabla Protegida.]

(106)
Realmente en esto hay suficiente mensaje para la gente de adoración.

(107)
Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos.

(108)
Di: Se me ha inspirado en verdad que vuestro dios es un Único Dios. ¿Seréis de los que se someten?*
*[Musulmanes.]

(109)
Pero si se apartan, di: Os he dado el mensaje a todos por igual. No sé cuán lejos o cerca está lo que os he prometido.

(110)
El sabe de cierto lo que se habla en voz alta y sabe lo que calláis.

(111)
Y no sé si tal vez se trate de una prueba para vosotros dejándoos disfrutar hasta un tiempo.

(112)
Di: ¡Señor mío! Juzga con la verdad. Nuestro Señor es el Misericordioso, Aquel a Quien recurrir contra lo que atribuís.